Opiniones

José Gausachs. Una pausa en la corrida.

Publicado 01-05-2021

Jose Gausachs - Una pausa en la corrida.

Detrás de la alambrada, de cara a la posteridad.

Por Juan José Mesa

El 1 de mayo de 1939 José Gausachs cumplió 50 años de edad. Como dijo Pere Solà Solé, cuando tomó prestadas estas palabras del artículo «La vie et la mort des poètes» de Louis Aragon, en medio de (...) “Arena para dormir, estrellas por lecho y viento por abrigo...” para describir las deplorables condiciones en que vivían los refugiados españoles que consiguieron cruzar la frontera, en los campos de concentración habilitados por el gobierno de Francia al finalizar la Guerra Civil Española.
Para los recluidos en la playa de Argeles en el crudo invierno a inicios de ese año fue un verdadero infierno. Ni siquiera agua para beber, sus cuerpos llenos de piojos y de sarna, eran víctimas de la disentería y del cólera... escribió años más tarde Manuel Andújar, escritor andaluz que fue internado en el campo; escenas que fueron reales en todos los campos a orillas del Mediterráneo.

Para la «Asociación de Escritores para la Defensa de la Cultura» salvaguardar a los intelectuales españoles se convirtió en prioridad. Así lo indicaba el titular de Ce Soir: «El escándalo de los campos. Salvar a los intelectuales». Albert Marquet y Tristan Tzara ya habían comprobado en la penosa (1) situación que se encontraba Gausachs y su hijo Francisco, para aliviarlos un poco le llevaron una cesta de naranjas, una paleta, materiales y colores para pintar; ya que en junio estaba pautada la «Exposition au profit des intellectuels spagnols réfugiés» en la Galerie d'Anjou en Narbonne para la cual nuestro artista confirmó participar.

Hace unos días, inicié una consulta con amigos del arte que al igual que yo hemos transitado por los caminos de la investigación y comparten interés por la obra de Gausachs, con la pretensión de “re-titular” una de las obras que él presentó durante esa significativa exposición del Exilio Republicano Español. Me refiero es a una obra futurista ha sido publicada en varios catálogos de exposiciones que se han llevado a cabo después de su muerte el 27 de julio de 1959, con el título de «Escena taurina», siendo más bien una pieza “anti taurina “si analizamos el contenido de los símbolos que yacen en la misma.

Gausachs, como muchos otros pintores españoles, ha utilizado el toro en sus composiciones como podemos apreciar en su obra titulada «La suerte de Verónica» (1936) - que formó parte de las expuestas en la muestra «El profesor Gausachs. Huella indeleble del Exilio Republicano Español en la Pintura Dominicana» dentro el marco de actividades de «Semanas de España 2019».- Esta pieza retitulada que fue realizada durante su encierro detrás de la alambrada del campo de concentración de Argeles Sur Mer, inequívocamente tiene otra lectura, y sintetizo el interesante compartir que reflexionamos en torno a la misma.

Podemos apreciar los elementos simbólicos que figuran en la composición: el toro, los cuernos, el torero, la rosa, la capa y el artista.

Josep Gausachs - Una pausa en la corrida

El toro, soberbiamente colocado a la derecha de la composición y el torero embestido a la izquierda, haciendo referencia al choque de fuerzas con la impetuosidad animal al que ha sido sometido el pueblo español en el conflicto fratricida que dividió a España.

Un detalle que llama poderosamente la atención es la rosa en posición vertical que porta el torero en su mano derecha, que aparte de su carácter simbólico es señal de que no está vencido; la vida continúa siendo necesaria para hacer una pausa en la corrida. Además de la connotación política social del puño y la rosa con el socialismo que puede gestarse posteriormente como sistema de gobierno.

En un segundo plano (plano posterior), aparece en escena un personaje de perfil, es el mismo Gausachs, dibujado con los rasgos distintivos de su autorretrato (perfil, gafas y mandíbula). Está de pie y partiendo, con una capa con la que lo torea, cuyo cuerno no le toca, mas bien esta pasa por encima del cuerno toro y lo rodea triunfante ya que tanto el toro como el siguen su camino. Gausachs maneja magistralmente el dinamismo y contenido metafísico de la obra propio del futurismo, permitiendo el disfrute y hallazgo de lecciones de vida y apertura al futuro en la misma.

Celebrando hoy lo que hubiese sido el cumpleaños 132 del maestro Gausachs, a quien me hubiese gustado haber conocido, me pongo a imaginar cómo fue aquel primero de mayo del 1939 día, que inició la creación de esta magistral obra que hoy me atrevo a poner como título: “Una pausa en la corrida”.


#JoseGausachs #ExilioRepublicanoEspañol #ArteCatalan #ArteDominicano #Exposiciones #Colecciones #LaVidaConArteEsMejor
Notas:

1 «Tristan Tzara era un hombre encantador, de fina expresión y maneras corteses; canoso. Uno de esos hombres que no hace ruido y del que nos enteramos, con sorpresa, que, en un momento dado, ha movido opiniones» García Cueto, Pedro. Juan Gil-Albert y El Exilio Español en México. Edita: Generalitat Valenciana, Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu. Pág. 33


Bicentenario Juan Pablo Duarte